Animales
 Notas y artículos
 Películas
 Libros y publicaciones
 Productos recomendados
 Enfermedades
 Encuestas
 Sugerir un nombre
 Consejos
 Newsletters
 Galeria de fotos
 Nuestros fans en la web
 Criaderos
 Links recomendados
 Animales S.O.S.
 La columna de Ana
 
 
 
Consejos
Su perro puede no ser el mismo en la enfermedad. Acérquese a él con mayor precaución
Mas consejos

Newsletter

Año : 2011    Edicion nro : 2   Fecha : 18-02-2011

¿Animales que Curan?

La  zooterapia es una técnica novedosa de abordaje y terapia a diferentes patologías psicomotrices basada en el uso de animales interactivos con el paciente.

Puede usarse para el tratamiento de niños con retraso mental o trastornos generalizados del desarrollo.

Estos últimos son una serie de trastornos graves que se originan dentro de los primeros 5 años de vida, entre otros el autismo.

El Programa involucra a  un conjunto multidisciplinario de profesionales que incluye: fisioterapeutas, fonoaudiólogos, profesores de educación física, veterinarios y obviamente psicólogos que bajo la atenta mirada de su jefa y de más de una docena de co terapeutas caninos logran resultados asombrosas.

De esta manera, los animales  desempeñan un papel fundamental en la apertura del niño hacia nuevas actividades, funcionando como un poderoso estímulo para su completo desarrollo.

El estímulo está dado por animales, en su mayoría perros pero también se ha experimentado con gatos, caballos, delfines, etc.

La gran utilidad de estos animales en las terapias es que logran lo que muchas veces ni la familia ni los profesionales pueden hacer: rompen un tipo de esquema fijo de comportamiento, muy cerrado, que no les sirve para comunicarse con los demás, sino para recluirse en su propio mundo, como en el caso del autismo.

De esta manera, el animal logra despertar el interés del niño y relacionarse con él, lo cual significa muchas veces un primer e importantísimo contacto. Roto el esquema, podrá empezar a incorporar otras conductas a través de la escuela y la familia.

Habitualmente se trata de lograr que el animal sirva de nexo entre el niño y su terapeuta.

Por su parte, el animal se siente gratificado con el juego, y es su propio estímulo para colaborar en la terapia.