Animales
 Notas y artículos
 Películas
 Libros y publicaciones
 Productos recomendados
 Enfermedades
 Encuestas
 Sugerir un nombre
 Consejos
 Newsletters
 Galeria de fotos
 Nuestros fans en la web
 Criaderos
 Links recomendados
 Animales S.O.S.
 La columna de Ana
 
 
 
Consejos

Todo “bulto” que encuentres en tu animal, debe ser sacado o por lo menos biopsiado.

Mas consejos

Newsletter

Año : 2011    Edicion nro : 2   Fecha : 18-02-2011

Algunos Ejercicios para Educación y Adiestramiento

Independientemente de la raza del perro, de si es más o menos inteligente, y de que vaya a ser un perro de compañía o vaya a trabajar, hay unos mínimos ejercicios que el perro ha de aprender.

Educación:

Cuanto más joven se empiece a enseñarle, mejor. Lo ideal, y en ciertos casos imprescindible, es que en cuanto entra en casa se dé comienzo a su educación.

Como reglas generales, no hay que perdonarle ni un fallo ni una desobediencia, ser más constantes que él, y no dar por finalizado un ejercicio hasta que no lo ha hecho correctamente.

De lo contrario aprenderá que a veces puede salirse con la suya, y obedecerá solo cuando le interese.

Se deben usar órdenes cortas, preferiblemente de una sola sílaba, y que no lleven a confusión (no usar palabras muy parecidas para órdenes diferentes).

Muchos adiestradores suelen usar el idioma alemán, pero para nuestras necesidades "domésticas" basta con usar cualquier palabra corta y de sonido claro. Y hablamos de perros, de modo que no uses pronombres (decir: siéntate, levántate, túmbate,... esto confunde al perro pues la última sílaba es siempre igual).

Acudir a nuestra llamada:

Se debe usar siempre la misma palabra como orden, para no confundirle. Es posible que obedezca voluntariamente, en ese caso hay que premiarle para fomentar esa obediencia. Si no obedece se puede usar una cuerda larga y al tiempo que se le da la orden, se le atrae hasta nosotros, hasta que acabe entendiendo lo que se le exige.

Hacer sus necesidades en la calle:

Siempre que se le descubra in fraganti ensuciando la casa, hay que castigarle inmediatamente. No sirve hacerlo después de que haya pasado un tiempo o, si se ha quedado solo, regañarle cuando volvemos, pues no lo asociará a la falta que ha cometido. Como complemento, cada vez que hace sus necesidades en la calle se le debe felicitar calurosamente. Hay que tener más paciencia que él y no dejarle pasar ni una.

Importante:

La costumbre de frotarle el hocico en lo que ha ensuciado es contraproducente, pues si no nos entiende bien, pensará que es lo que debe hacer y puede llegar al extremo de ensuciarse él mismo o comer los excrementos, pensando que con ello hace lo que deseamos.

Acostumbrarse al collar y a la correa:

Ponérselos para salir y quitárselos en cuanto llega a casa, para que lo asocie al paseo. No es bueno dejarle siempre suelto en la calle, o cuando llegue a adulto no se acostumbrará a ir atado. Cuando es muy pequeño conviene dejarle tirar de la correa (le desarrolla los músculos del pecho); pero al crecer ha de aprender a ir al lado sin tirar.

Sentarse:

Para enseñar al cachorro basta con hacerle levantar la cabeza y empujarle los cuartos traseros hacia el suelo, al tiempo que se le da la orden. Esto lo aprenden muy fácilmente y ya no lo olvidan.

Detenerse:

Es fácil de enseñar si llevamos al perro atado. Cada vez que nos paremos damos la orden y si sigue andando se da un tirón de la correa, obligándole a pararse.

Caminar al lado. Tumbarse. Otras:

Si le llevamos atado es fácil hacer que camine a nuestro lado.
El que vaya pegado a nuestra pierna sin ir atado, el tumbarse, el acudir a nuestra llamada y sentarse frente a nosotros, etc., son órdenes más complejas, más difíciles de enseñar, y forman parte de un adiestramiento especializado, que va más allá de la mínima educación de un  perro suelto.

Sentarse estando en movimiento:

Mientras se camina, el conductor dala orden de sentarse, pero no se detiene. El perro ha de sentarse de inmediato y esperar a que vuelvan  por él.

Combinación de tumbarse y acercarse:

Mientras se camina, el conductor le da al perro, sin detenerse, la orden de tumbarse. El perro se ha de tumbar de inmediato mientras que el conductor se aleja. Cuando éste ha avanzado unos 30 pasos, se gira y se detiene.

Después llama al perro, y a la orden el perro ha de acudir corriendo y sentarse frente al conductor. A otra orden de ponerse al lado, el perro ha de pasar por detrás del conductor y sentarse a su izquierda.

Traer un objeto en terreno llano:

El perro ha de traer, cuando se le da la orden, un objeto que el conductor ha lanzado. Ha de sentarse frente al conductor y no soltar el objeto hasta que se le dala orden de soltarlo.

Traer un objeto con salto libre sobre un obstáculo de 1 metro de alto:

Similar al anterior pero el perro ha de saltar sin tocar el obstáculo, a la ida y a la vuelta.

Traer un objeto subiendo por encima de un obstáculo:

Como el anterior, pero el obstáculo no puede superarse de un salto y el perro ha de trepar a la ida y a la vuelta.

Avanzar unos pasos y echarse:

El conductor señala con el brazo una dirección y da la orden de avanzar. El perro ha de caminar él solo en línea recta, hasta que se le ordena echarse.

Echarse bajo distracción:

Después de ordenar al perro echarse el conductor se aleja unos 40 pasos y se queda de espaldas al perro. Otro perro hará algunos de sus ejercicios, y durante este tiempo, el primer perro no ha de moverse hasta que el conductor vuelva a buscarle.

Además hay otros ejercicios, como pararse al caminar (quedándose el perro de pié), o tumbarse durante la carrera. Y esto en cuanto a obediencia, sin hablar de las pruebas de rastreo o de ataque y defensa.

Esto muestra que el adiestramiento es una tarea muy especializada que conviene dejar en manos de un profesional, cuando lo que necesitamos es un entrenamiento algo complejo.

Normalmente nuestro perro no necesitará todos estos conocimientos, o hacer esos ejercicios a la perfección, excepto si queremos llevarle a competiciones.

Adiestramiento:

El perro, instintivamente, está predispuesto a entender lo que le decimos, y a actuar en nuestra defensa o la de nuestras propiedades. Cualquier poseedor de un perro le puede enseñar casi lo que quiera (también depende de la inteligencia y la predisposición a colaborar del perro), pero para ciertas tareas es imprescindible la educación profesional.

Si quieres intentar adiestrar al animal tu mismo, el éxito que obtengas dependerá de tu preparación en el tema, de lo que hayas aprendido (hay muchos libros sobre el tema), de como te compenetres con tu perro, y sobre todo, de hacerlo bien y no cometer errores (es muy difícil reeducar a un perro que haya aprendido algo mal).

Si quieres que tu perro haga algo específico y no estás capacitado, deja su enseñanza en manos de un adiestrador profesional.

Hay adiestramientos variados:

De rastreo, de obediencia, de defensa y ataque, y muchos más. Como ejemplo se listan los ejercicios que se efectúan en las pruebas de obediencia para pastores alemanes, junto con una breve descripción (no detallada) de lo que se exige:

Comportamiento con la correa:

El perro, atado con la correa, ha de seguir al conductor. Se camina, se hacen giros y medias vueltas, caminando, corriendo... El perro siempre debe llevar la cabeza pegada a la rodilla izquierda del conductor, y si este se detiene, el perro se sienta sin que se le tenga que decir nada.

Seguir libremente:

Lo mismo que el ejercicio anterior, pero con él.